Gasto interior bruto en I+D (GERD) como porcentaje del PIB

El GERD (Gasto interior bruto en I+D, GERD por su sigla en inglés) indica la inversión en I+D de un país, en los sectores público y privado. Se considera que el gasto en I+D está relacionado con la capacidad futura del país para innovar y generar crecimiento económico, sobre todo cuando la inversión es llevada a cabo por las empresas. “La investigación y el desarrollo experimental (I+D) comprenden el trabajo creativo llevado a cabo de manera sistemática con el fin de aumentar el conocimiento, incluido el del hombre, la cultura y la sociedad, y la utilización de dicho conjunto de conocimientos para nuevas aplicaciones” (Manual de Frascati, edición de 2002, § 63). 

El GERD incluye el gasto de las empresas, el gobierno, la educación superior y el gasto privado sin fin de lucro en I+D. Incluye los gastos internos totales en I+D realizados dentro de un país, con fondos nacionales y procedentes del extranjero, pero excluye los pagos para I+D realizada en el extranjero. El GERD tiende a estar infrarrepresentado en los países con alto porcentaje de pymes y con innovación en los sectores no manufactureros. En un menor número de países, las microempresas con menos de 10 empleados, en las que se espera que la actividad de I+D sea insignificante, están excluidas de las encuestas de I+D. Sin embargo, esto solo conduce a un impacto menor en los agregados.

También te puede interesar

Artículo

La adicción al juego de azar en la adolescencia: apuestas, tecnologías y consumo de drogas

La adicción al juego de azar en la adolescencia: apuestas, tecnologías y consumo de drogas

Ciencia

Según este estudio, los juegos de azar preferidos por los adolescentes son las apuestas deportivas y se da una mayor prevalencia de la adicción al juego online en los chicos.

Artículo

¿La evidencia científica desactiva creencias infundadas?

¿La evidencia científica desactiva creencias infundadas?

Ciencia

Existe la creencia mayoritaria de que fijar un tope máximo a los alquileres facilitaría que más personas pudieran acceder a una vivienda, pero ¿qué dicen los estudios? Analizamos si disponer de información modifica las opiniones.