Los impactos de las prestaciones de apoyo a la conciliación en el desempeño laboral de las mujeres

Las prestaciones de apoyo a la conciliación, orientadas a impulsar una participación equilibrada entre las mujeres y los hombres en la vida familiar y laboral, se configuran como una herramienta para avanzar en la igualdad de oportunidades en el empleo, romper con los roles tradicionales de género y cubrir las necesidades de atención y cuidado de los hijos.

Datos básicos

 

  • Ámbito geográfico: países de la OCDE.

1. Contexto

A través de las prestaciones de apoyo a la conciliación, la participación laboral femenina recibe un evidente impulso. Estas prestaciones también parecen conducir a un aumento en la brecha salarial, si bien sobre este aspecto no hay datos del todo concluyentes. Elementos como la duración, la cuantía o los requisitos de acceso a las prestaciones resultan claves a la hora de determinar la efectividad de estos dispositivos del estado del bienestar.
 

2. Debate

Dentro del amplio grupo de prestaciones que se incluyen en la categoría de prestaciones de apoyo a la conciliación, las dirigidas a la contratación externa de cuidados (tanto en centros de atención infantil como en el hogar) afectarían de forma positiva a la participación laboral femenina. En cambio, los efectos de las prestaciones dirigidas a compensar los distintos períodos de permiso (maternidad, paternidad, excedencia) dependen, principalmente, de su duración. Mientras que los permisos de corta y media duración (de hasta doce meses) parecen asociarse a mayores niveles de participación laboral, a partir de ahí los impactos de los permisos serían insignificantes, pudiendo incluso llegar a ser negativos.

En cuanto a la brecha salarial, las prestaciones para la contratación de cuidados y las prestaciones por permisos de corta o media duración permiten a las madres mantenerse más vinculadas con el ámbito laboral y conservar el capital humano asociado a su puesto de trabajo. Esto conllevaría un efecto sobre el salario femenino reducido. Por el contrario, las prestaciones por permisos y excedencias de la larga duración parecen tener efectos negativos en los salarios de las mujeres. Dado que son las mujeres las principales beneficiarias de estas prestaciones, la ampliación de la brecha de género se explicaría, por un lado, por la depreciación del capital humano que suponen las ausencias de larga duración. Por otro, al suponer un coste adicional para las empresas, estas penalizarían a las mujeres, entre otros aspectos, mediante salarios más bajos.

3. Conclusiones

En la mayoría de países de la OCDE, se constata que la correlación de gasto entre las categorías de prestación consideradas es negativa, es decir, se opta por reforzar una de las categorías frente a la otra. En este sentido, cabe señalar que en los países que presentan una política de conciliación «familiarista» –o, en otras palabras, en
los que se fortalece la función de cuidado de la familia mediante el refuerzo de las prestaciones por permiso y excedencia de larga duración y no mediante la contratación externa de los cuidados–, la capacidad de estas prestaciones para estimular la participación laboral femenina sería menor. Además, estos modelos tenderían a profundizar las diferencias retributivas entre hombres y mujeres.
.

// ]]>