Proyecto de intervención comunitaria intercultural (ICI). Fundación ”la Caixa”

El proyecto ICI de la Fundación ”la Caixa”, iniciado en 2010, se está implementado en 36 territorios de alta variedad cultural del Estado español y aborda la diversidad etnocultural de la comunidad local, así como la que aporta la inmigración extranjera, con el fin de fomentar la interacción, la convivencia y la cohesión social.
 

Datos básicos

  • Nombre original: Intervención Comunitaria Intercultural (ICI).

  • Ámbito geográfico: 36 territorios de España.

  • Entidad impulsora: Fundación ”la Caixa”, a través de un convenio con los ayuntamientos de los municipios y una entidadsocial local.

  • Dirección científica: CarlosGiménez, catedrático deAntropología Social dela Universidad Autónoma de Madrid.

  • Colectivos a losque se dirige: Los vecinos de los 36 territorios, que se caracterizan por su gran diversidad cultural.

  • Año de inicio: 2010.


https://obrasociallacaixa.org/es/pobreza-accionsocial/interculturalidady-cohesion-social/proyecto-de-intervencioncomunitaria-intercultural/que-hacemos

1. Contexto

Las migraciones internacionales, con sus elementos de diferenciación cultural, etnoracial, lingüística, religiosa, etc. modifican la diversidad de nuestros barrios, pueblos y ciudades. El proyecto pretende que responsables políticos e institucionales, profesionales y técnicos, organizaciones y ciudadanos trabajen juntos como coprotagonistas (y corresponsables) de la comunidad.

2. Objetivos

El proceso comunitario intercultural aspira a facilitar la comunicación, el diálogo, la colaboración y la interacción positiva entre vecinos de diferentes procedencias para mejorar las relaciones, promover la convivencia intercultural en los barrios y municipios y prevenir conflictos.

3. Intervención

La actuación, iniciada en 17 territorios en el año 2010 y ampliada hasta 36 en el año 2014, se despliega a través de 3 ejes: la educación, la salud y las relaciones ciudadanas, primando el trabajo con la infancia, la juventud y las familias. La alianza entre la Administración pública y las entidades sociales, y la participación activa de la
ciudadanía diversa enriquecen el modelo.

Este marco de relaciones colaborativas se traduce en espacios de relación estables, tanto técnicos como institucionales, y los grupos comunitarios de la ciudadanía, diseñados para provocar los «encuentros improbables», entre personas y colectivos de un territorio que habitualmente no tienen relación, contribuyendo con ello a la interacción positiva y a la generación de un sentimiento común de pertenencia local.

Algunos ejemplos de actuaciones son las estrategias antirumores o de prevención de prejuicios, las escuelas abiertas de verano, las acciones globales ciudadanas que propician espacios de interacción y convivencia o las iniciativas de diálogo interreligioso entre personas de creencias diferentes. 

La estrategia metodológica del ICI ha contribuido a deshacer la dicotomía entre inmigrante y autóctono, propiciando un nuevo marco relacional para abordar la diversidad cultural y los retos de la convivencia en el que cada territorio puede definir sus prioridades. 

4. Resultados

A través de unas encuestas de evaluación de impacto (2010, 2012, 2015 y 2017), se han medido 5 indicadores temáticos (actitudinal, de respeto, relacional, de participación y de no discriminación) y un indicador global de convivencia. El índice global muestra en los territorios de intervención una mejora del 2,8% con respecto al grupo control.

Los efectos son heterogéneos: en las personas de origen autóctono hay mayor impacto global y en las dimensiones actitudinal, de respeto y relacional; mientras que las de origen extranjero muestran un mayor impacto en la participación y no discriminación.

El impacto de la intervención (en el indicador de respeto en el índice global de convivencia) aumenta cuando también se incrementa la intensidad de dicha intervención, medida a través del número de espacios creados y el número de organizaciones representadas.