¿Se marcha la población autóctona de los barrios donde llega inmigración?

La gran ola migratoria que llegó a España entre los años 1998 y 2008 no aumentó la segregación global en las zonas residenciales

Jesús Fernández-Huertas, UC3M
Ada Ferrer i Carbonell, IAE-CSIC, Barcelona GSE, IZA
Albert Saiz, MIT
Adaptación: Jordi Pueyo

Entre los años 1998 y 2008, el porcentaje de población inmigrante en España pasó del 3% al 13%. Fue uno de los mayores flujos migratorios y de los más repentinos de la historia mundial reciente. Por cada tres inmigrantes que llegaron a los barrios más céntricos de las ciudades, un autóctono se marchó de ellos. Este desplazamiento de la población autóctona, considerado leve, se vio compensado porque en las zonas residenciales que crecieron con el boom inmobiliario se instalaron tanto autóctonos como inmigrantes. Esto supuso que el efecto de la ola migratoria mantuviera la segregación media inicial en los barrios sin favorecer la creación de nuevos guetos.
Puntos clave
  • 1
       En el año 2007, el porcentaje total de población inmigrante era del 33,1% en las áreas metropolitanas, muy por encima del 11,6% del total del censo en España y del porcentaje de los barrios periféricos de las ciudades, de un 14,52%.
  • 2
       Si en el 2001 la población inmigrante en España se hubiera distribuido por el territorio del mismo modo que la autóctona –es decir, manteniendo las mismas proporciones en todos los barrios–, el 45% de inmigrantes tendría que haberse marchado a vivir a otro lugar. Este porcentaje, que es un indicador de segregación, se mantuvo prácticamente inalterado durante toda la ola migratoria.
  • 3
       La mayoría de los nuevos habitantes de las áreas metropolitanas procedían de América Latina, con un 46,5% del total de llegadas. La lengua compartida es uno de los factores que evitó el aumento de la segregación entre autóctonos e inmigrantes en los barrios.
  • 4
       En las zonas donde, para mantener la densidad de población autóctona inicial, hubieran sido necesarios dos nuevos edificios para acoger el crecimiento previsto de la población inmigrante, solo se construyó uno.
  • 5
       Madrid y Barcelona mostraron un comportamiento similar en la distribución del censo: la densidad de población nacida en España creció en las áreas periféricas de nueva construcción y la inmigración aumentó por encima de la media en las zonas más densas del centro de la ciudad.
Los nuevos barrios atraen de forma proporcional a autóctonos e inmigrantes
Los nuevos barrios atraen de forma proporcional a autóctonos e inmigrantes

Los barrios que crecieron más rápidamente durante el boom inmobiliario concentraban, en el 2001, el 1% de la población metropolitana. En siete años este porcentaje aumentó hasta el 3,6%. El gráfico representa la relación entre el crecimiento de autóctonos e inmigrantes en los barrios de nueva creación, alejados del centro de las ciudades, durante la ola migratoria. Cada punto representa una de estas zonas y su tamaño responde a la densidad de población. El acercamiento generalizado de los puntos a la línea recta (proporción perfecta) demuestra que autóctonos y recién llegados aumentaron con porcentajes bastante similares en estos barrios, lo que contribuyó a evitar la segregación. Como se aprecia en el gráfico, la mayoría de barrios crecieron por debajo del 25%.

Clasificación

Autores

Jesús Fernández-Huertas , UC3M
Ada Ferrer i Carbonell , IAE-CSIC, Barcelona GSE, IZA
Albert Saiz , MIT
Adaptación: Jordi Pueyo

Etiquetas

Temáticas

Contenidos relacionados

Artículo

El nombre del inmigrante como primer factor de discriminación

Un experimento con un equipo de fútbol amateur revela dificultades de integración social para las personas de origen extranjero. Ante perfiles similares, los responsables del equipo se inclinaron por jugadores con nombres locales.

Artículo

La presencia de extranjeros en los equipos de fútbol y su impacto en las actitudes respecto a la inmigración

¿Puede el fútbol modular la opinión sobre la inmigración? Según este estudio, entre los seguidores de un club, cuando su equipo gana gracias a los jugadores extranjeros, la inmigración se percibe de manera positiva.

Artículo

La presencia de los inmigrantes en la política local está muy por debajo de su peso demográfico en España

¿Los ayuntamientos españoles reflejan la diversidad de origen de la población? Analizamos el acceso de los inmigrantes a la política local y si existen diferencias entre los distintos colectivos extranjeros.

Buenas prácticas

CURANT

¿Qué hacer con los jóvenes refugiados no acompañados a quienes a los 18 años se les retira la tutela estatal? En Bélgica, apostaron por un acompañamiento integral individualizado y el apoyo de jóvenes autóctonos con los que cohabitaban.

Buenas prácticas

Madres vecinas

A través de la formación de madres inmigradas para que ejerzan de «madres vecinas», esta acción, llevada a cabo en Dinamarca, consigue transmitir a mujeres de minorías étnicas sus derechos y obligaciones en el país de acogida.

También te puede interesar

Artículo

Inmigración, integración y sostenibilidad del sistema educativo

Inmigración, integración y sostenibilidad del sistema educativo

Inclusión social

La llegada de alumnos extranjeros a los centros educativos públicos motivó el desplazamiento de los hijos de las familias autóctonas con más recursos a los centros privados. ¿Qué efectos tiene este desplazamiento en la calidad del sistema público?

Artículo

La predicción de los movimientos migratorios en Google

La predicción de los movimientos migratorios en Google

Inclusión social

Las búsquedas en Google de conceptos como pasaporte, salario o atención social, así como del país de destino deseado, pueden aportar pistas sobre tendencias de flujos migratorios.

Artículo

Irse a trabajar a otra ciudad: ¿quién está dispuesto y por qué?

Irse a trabajar a otra ciudad: ¿quién está dispuesto y por qué?

Inclusión social

Cuatro de cada diez trabajadores en España, que tienen o buscan empleo, estarían dispuestos a ir a vivir a otro lugar. Los ingresos y la carrera profesional asociados a la movilidad social ascendente son los motivos principales para la movilidad interregional.